La alimentación de tu mascota

Es una de las mayores preocupaciones que tenemos los dueños, saber si nuestro perro está bien alimentado.

Lo más importante es asegurarnos que sea un alimento completo y natural, para que obtenga los nutrientes imprescindibles para una buena nutrición, así garantizar su salud y un óptimo crecimiento en cada momento de su vida.

Hay dos clases de alimentación:

  • Comida Seca (Pienso): es la más recomendada por todos los especialistas, ya que es la más completa, equilibrada y cómoda.
  • Comida Húmeda (Lata): en este caso, las raciones tienen que ser más grandes, dado que tienen una mayor cantidad de agua.

También podría ser mixta, mezclando las dos alimentaciones (seca y húmeda), aquí se tendría que tener en cuenta cubrir sus necesidades diarias, por eso hay que respetar siempre la cantidad recomendada y las calorías diarias que necesita nuestro animal al día, de cada una de ellas.

¿Cómo elegir el mejor pienso para mi perro?

Lo más importante que tenemos que tener en cuenta:

  • Un producto natural que no tenga ni colorantes, ni conservantes, ni aditivos artificiales.
  • Un producto sin cereales y sin gluten (green free), especialmente sin trigo ni maíz, que no sientan nada bien. 

Todos, menos el arroz, que es un cereal no alergeno y muy digestivo, una excelente fuente de energía para nuestros perros. (Rara vez produce intolerancias y alergias).

  • Un producto hipoalergénico, ya que cada vez hay más perros con digestiones delicadas y determinadas alergias.
  • Poner atención a los ingredientes de cada pienso: el primer ingrediente es el que tiene más presencia en el saco, por eso elegiremos los que tengan como elemento principal la proteína de origen animal (pollo, pavo, etc).

Hay que evitar productos que lleven harinas de ave (contienen pico, plumas…) o subproductos animales (contienen raspa de pescado, patas, pico…), mejor que sean productos frescos o deshidratados.

¿Qué cantidad diaria de alimento tengo que darle a mi perro?

No hay cantidad exacta porque tenemos que tener en cuenta algunos factores:

  • Tamaño.
  • Tipo de alimento (si es pienso o comida húmeda).
  • Las veces que come al día.
  • Su metabolismo.
  • El ejercicio que hace a diario.

Por eso, un buen punto de partida es diseñar su dieta, empezando por consultar las cantidades diarias recomendadas que aparecen en los envases de los distintos tipos de comida.

Si después le añades un plan de ejercicio adecuado, sin duda, tu mascota será más feliz y saludable.

Lo que debemos tener en cuenta:

  • Si se le da poca cantidad de comida puede sufrir deficiencias nutricionales.
  • Si se le da mucha cantidad puede sufrir obesidad.

¿Con qué frecuencia debo alimentar a mi perro?

Cada perro es diferente, por lo que dependerá de su tamaño y edad:

  • Perros de raza pequeña: lo ideal es que se le distribuya en 3 o 4 tomas al día, evitando dejar siempre el comedero lleno de comida.
  • Perros de raza mediana: lo ideal es dar la cantidad adecuada en 2 o 3 tomas al día.
  • Perros de raza grande: lo ideal es darles comida 2 veces al día y evitar que se den atracones.
  • Perros senior: al llevar una vida más tranquila y sedentaria, lo ideal es 2 o 3 comidas al día, con la cantidad recomendada, ya que necesitan una alimentación más específica para su edad.

Otra de nuestras preocupaciones:

¿Es bueno alimentar a mi perro con la dieta Barf?

Esta dieta consiste en alimentar a nuestros perros con productos no sometidos a tratamientos térmicos (huesos y comida cruda).

Lo que tenemos que tener en cuenta:

  • Huesos: si suministramos a nuestra mascota huesos sin cocinar, estos pueden dañar o romper sus dientes, sufrir estreñimiento, producirse heridas en la boca e incluso, obstrucción/perforación en cualquier parte del sistema digestivo, precisando cirugía para resolver el problema, además de los ya asociados a las deficiencias nutricionales.
  • Carne cruda: suministrarles carne cruda es otra práctica habitual que puede resultar muy nociva, debido a bacterias como la salmonella o la listeria. Al consumirlas, pueden mostrar algún síntoma y que excrete los patógenos, algo especialmente peligroso en hogares habitados por niños, mayores u otras mascotas.

¿Cómo podemos apreciar que nuestro perro está bien alimentado y que consume un buen producto?

Con solo estos tres pasos lo podemos averiguar:

  • Cuando vaya al baño, nos fijaremos que sus excrementos son más pequeños y más compactos. Esto es muy buena señal porque significa que está absorbiendo muy bien el alimento.
  • En el pelo: cuando un perro tiene el pelo brillante es signo de que tiene buena salud.
  • Su vitalidad: un perro bien alimentado es un perro sano, fuerte, vigoroso y activo, lo que indica que está bien alimentado.

Como puedes ver, asegurar la salud y el bienestar de tu perro es muy fácil y por eso, es fundamental suministrarle una adecuada alimentación, para su correcto y óptimo desarrollo.